Calei2copio 2018 Salud Universal

Por Dailene Dovale de la Cruz

Las abejas, las hormigas y cuanto bicho trabajador exista palidecen ante el desborde de energía presente en Fcom durante Calei2copio. Nadie escapa. Ni el comité organizador de estilo cohete, los participantes satisfechos o los espectadores con pocos ojos para tanto que ver. Calei2copio se los traga a todo.

Una exposición fotográfica (el lunes) inicia la fiesta…Unas pocas palabras y un público casual pero atento disfruta de imágenes representativas del programa de salud Mais Mèdicos.

image

image

 

Aprovecho un espacio pequeñito en la agenda loca (por ocupada) de Tania del Pino Más, coordinadora del Comité Organizador para conversar un poco sobre el pasado, presente y futuro de este niño de casi diez años.

Dice que el evento nace como parte de la disciplina Comunicación y Desarrollo. Luego con el surgimiento de las Cátedra de Información y Comunicación para el Desarrollo se expandió hacia otros espacios hasta vincular a las tres carreras.

“¿Qué trajo de nuevo?” Me mira y se sonríe. Son muchas las ideas frescas…

“Este año Caleidoscopio está dedicado al tema de salud universal. Se decide dedicar el evento a este tema a partir de algunas solicitudes que tenemos de instituciones con las que trabajamos. Sobre todo por la OPS y OMS. Decidimos dedicarlo a la promoción y educación para la salud".

Lo novedoso en esta edición es un concurso de fotografía. Fue una de las ideas que propusieron estas dos instituciones, interesadas en recopilar una serie de fotografías sobre el tema de salud universal.

Aclara que la OPS tiene historia en Calei2copio desde mucho tiempo atrás. Los miembros de la organización han sido jurados o participan con proyectos. Ya conocen el evento, la dinámica, los estudiantes o la propia feria y aprovecharon dedicar el tema y lanzar este concurso fotográfico.

Si a una madre le preguntan por el desempeño del hijo, responderá con menos entusiasmo que Tania del Pino. “Calidoscopio ganó un espacio en la vida estudiantil. Surgió como una feria de experiencias intramuros, pero trascendió a Fcom hasta convertirse en una feria con presencia internacional. Es un espacio que genera bastante motivación”.

image

 

Cuando los estudiantes llevan uno o dos cursos en la facultad saben de qué se trata. “Hay proyectos que participan de forma reiterada, ahí está Escaramujo, Espejuelos para el género, la Web 2.0. Forma parte de la identidad de la facultad, pero si no fuera tanto al menos ocupa un espacio entrañable en el espacio feconiano”, remata con rostro de orgullo merecido.

image

 

“Y es el momento en que nuestros estudiantes, nuestras instituciones mostrar el trabajo que ocurre sin mucho reconocimiento. Cuando viene algún visitante, sean evaluadores, delegaciones extranjeras, muchas veces se realiza un Ecos de Caleidoscopio. Entonces ya no es solo Caleidoscopio, sino Ecos de Caleidoscopio”.

Y recientemente durante la acreditación de Comunicación Social se hizo, o cuando la acreditación de Ciencias de la Información. Casi siempre cuando viene algún visitante.

“¿Entonces Caleidoscopio es una especie de vitrina?”, le sugiero y ella con la misma mirada comprensiva y de profesora que nunca deja de serlo me reprocha. “No, no exactamente una vitrina. Sí, es una oportunidad de ir y mirar, semejante a las vitrinas, pero es un laboratorio, una incubadora, un reverbero, un taller. Es una feria. Ya caleidoscopio lo tiene definido. No solo para ir y ver, sino para concursar, dialogar. Es un espacio con mucha vida. En eso se diferencia de las vitrinas”.

Tiene toda la razón. Las vitrinas son frías. Casi siempre del otro lado, hay un objeto inalcanzable, caro o superfluo. Calei2copio es calor, un poco de fuego y de ganas de hacer, de cansancio. Detrás de cada stand no reposan objetos, palpitan ideas, proyectos y gente que acumulan ojeras para convertirlos en una realidad.

Para próximas ediciones piensan un cambio de fecha, separarlo del fórum, dotarlo de cierta independencia. “La modalidad actual es muy difícil implementarla en los días de clases. El Fórum es perfecto, los estudiantes están más libres y pueden participar”.

Como una de las progenitoras del pequeño admite algunas carencias. “Quizás aumentar la participación de experiencias foráneas. Nos gustaría que se diversificara. Se repiten experiencias años tras años, y aunque siempre se suman, es un reto sumar otras experiencias”.

Ya la entrevista importuna su agenda, tan apretadita como el P2 en las mañanas, y culmina con una sensación de “esto solo empieza”.

Calei2copio demanda sudor, entrega. Fácil decirlo cuando camino por la facultad, convertida en volcán cuyas entrañas en lugar de lava son ideas. Difícil estar allí, detrás de la mesa, perseguir a los despistados, pensar rifas para atraer al público, soñar un mejor mundo para construirlo menos malo.

Y quizás le quede mucha lucha y anhelos. Vendrán otros a ocupar el comité que vuela, los participantes ojerosos o los espectadores expectantes, solo algo quedará ese espíritu dialogo colectivo. Esta no es una vitrina, es una feria.

Los premiados:

  • Gran Premio y Mejor Stand: Granjita Feliz
  • Mejor proyecto temático: Consejería comunitaria.
  • Mención a mejor proyecto temático: Campaña Súmate
  • Informe de proyecto: Espejuelos para el género.
  • Artículo científico: Aprender y desaprender. Experiencias desde el Proyecto Escaramujo Autores: Ana María Cabrera Marsden/ Rodolfo Romero Reyes..  
  • Fotografía: Dame la mano, Autor: Diego Santana. Segundo año de Comunicación Social.
  • Mención de fotografía: Salud como signo de equidad social, Anabella Almonacid (Argentina)
  • Audiovisual: Estamos contigo.
  • Mejor proyecto novel: Plataforma Petabyte.