Nuestra Universidad, es considerada por muchos como el centro cultural por excelencia de los jóvenes cubanos. Desde el año 1934, la institución tomó como prioridad la vida cultural que se desarrollaba en el mismo y de la que se hacían eco los medios de difusión universitarios de la época. Las revistas Universidad de La Habana, Polémica y Arquitectura fueron pioneras en promover iniciativas que involucraran a las diferentes manifestaciones culturales.

En el caso del teatro universitario, este no se limitó a la presentación de obras y el surgimiento del Teatro Universitario, sino que motivó al desarrollo de cursos de superación y talleres enfocados en las técnicas teatrales que contaron con la colaboración de personalidades como Vicentina Antuña y Jorge Mañach.

La música, inquietud por excelencia de los jóvenes y profesores universitarios, encontró su espacio en la Coral Universitaria y la Sociedad Musical Universitaria, creadas con el objetivo de reflejar las diversas tendencias en cuanto al desarrollo musical de nuestro país.

Además, se creó el Departamento de Cine de la Universidad de La Habana que con el paso del tiempo se fue desarrollando hasta permitir la proyección y creación de un repositorio de audiovisuales disponible hasta nuestros días para toda la audiencia universitaria.  

Luego del triunfo revolucionario de enero de 1959, uno de los principales cambios que trajo consigo la Reforma Universitaria fue el reconocimiento hacia los Artistas Aficionados de la FEU, que desde ese momento comenzaron a ganar en organización y masividad hasta ser avalado hoy por el Ministerio de Cultura como la organización cultural de mayor nivel y calidad en el país por su sistematicidad y proyección social.

La llegada de los noventa significó el tránsito hacia la madurez de la vida cultural universitaria, entre otras razones, por la creación del Departamento de Extensión Universitaria (DEU) y el proyecto de copas de cultura, momento cumbre y cuyo objetivo es fomentar el espíritu competitivo de nuestros jóvenes en el desarrollo de las manifestaciones culturales. Cada facultad competiría por los diferentes géneros como: danza, música, literatura, audiovisuales, artes plásticas, teatro o proyectos sociales, en los diferentes espacios, comenzando desde a nivel de facultad hasta nivel nacional.

FCOM es, sin dudas, en su constante y compartida transmutación una de las facultades, por no decir la más activa en el ámbito cultural. Somos líderes a nivel universidad con un total de 14 copas y contando que corroboran los resultados significativos a nivel provincial y nacional que hemos logrado a través de los años.

Ganar la Copa no es un simple hecho para la facultad de comunicación, es también un caleidoscopio de emociones. Es la época del año en que la vida de la facultad se detiene y la nueva esencia de todo feconiano pasa a ser el audiovisual, el canto, el ensayo literario de más elevado registro o la comparsa a la usanza del más tradicional carnaval cubano. Todo quehacer artístico de conjunto con las acciones comunitarias de nuestros proyectos constituyen el esfuerzo de estudiantes, profesores, trabajadores y egresados deseosos de alzar el título cada año.

Así que si eres parte de esta facultad, la máxima es sencilla: “aquí es la Copa o la vida”.

vitrina de las copas de cultura
Vitrina ubicada en en lobby principal de la facultad donde se exhiben nuestras 14 copas de cultura