La periodista Irma Cáceres comparte sus consejos

Por Liannet Gómez Abraham, estudiante de tercer año de Periodismo

Bastó  reunir el talento, las buenas ideas y la humildad para que se creara, como por arte de magia, un teamglao que no siempre tenemos la suerte de tener en casa. 

Aunque para ellos no es difícil hablar de PERIODISMO porque lo llevan en la sangre y porque son nativos y vivaces elocuentes, esos periodistas, los que al oírlos debes quitarte el sombrero,  llegaron a FCOM para debatir y despertar el olfato reporteril en quienes hoy nos estrenamos en el gremio.

La experiencia de Ricardo Ronquillo, Pepe Alejandro, Irma Cáceres, Diana Valido, Arleen Rodríguez Derivet, Yurisander Guevara, Julio Acanda y Ariel Terrero  fueron el pretexto para iniciar un intercambio que  para muchos saldó deudas.

Los temas fueron tan diversos como las particularidades de nuestros invitados, sin embargo detrás de cada análisis  se enfatizó en la ética periodística, en los valores  que acompañan lo mismo a un reportero de época que a uno contemporáneo:  “la elegancia, el respeto, la preparación, los estudios, el profesionalismo,  y la entrega, esos son principios innegociables”, dijeron.

Asimismo, el presidente de la Unión de Periodistas de Cuba, Ricardo Ronquillo actualizó a los feconianos de los avances de la Política de Comunicación, insistiendo en las grandes transformaciones que traerá para los medios nacionales una ley de tal envergadura.

Ronquillo explicó que los esenciales cambios estarán previstos en la creación de  un proyecto para el uso de la publicidad en los medios públicos, y de no ser específicamente así,  definirse estrategias con el fin de que  los organismos de prensa tengan mayor autonomía para generar sus propios ingresos.  Además recordó que debe contemplarse -para dar otros pasos - la creación de un Ministerio de Información y  Comunicación Social. También explicó que existe una intención de actualizar las plantillas de los medios públicos, pensada para ser mucho más flexible y que ayude a los directivos a adaptar sus plazas laborales a las necesidades del periodismo contemporáneo.  

Más que actualizaciones, no faltaron en esta hora de encuentros los momentos de quienes suelen ser nuestras fibras inspiradoras si de crónicas hablamos.
El queridísimo Pepe Alejandro aconsejó de la necesidad de hacer un periodismo para la gente y con la gente, un periodismo humano y ciudadano, porque para él estar con las personas es saber que es preciso compulsar la participación desde la base.  Es con la gente donde el periodista se vuelve “especialista de sufrimientos” y es ahí cuando se abre una brecha en el periodismo porque se le da voz a los que a veces no tienen espacio para hablar.

Desde las sillas, al fondo del salón, estuvieron los ojos de aquel cronista que de seguro escuchas los domingos en el Noticiero Estelar. Más que intervenir, su misión fue estar atento a los pequeños detalles, para quién sabe convertir a uno o a varios en los protagonistas de un próximo relato. Acanda, intervino para acotar que el periodismo y la crónica necesitan  buscar lo que nadie busca, ver lo que pocos ven, hacer de lo aparente insignificante lo trascendente.

Y para no quedarnos con los deseos de seguirlos escuchando, de aprehender sus experiencias, esta tarde ellos fueron nuestros invitados de lujo en el programa radial Al pan, pan.  Se huele la euforia en cabina y ellos, amantes también de la radio, se desdoblan para hacer lo que mejor saben: amar el periodismo.

¿Por qué les encanta el Periodismo? , preguntó el locutor, nuestro decano Raúl Garcés. Esto dijeron algunos:

 Ariel Terrero: Porque me gusta que la población, que la ciudadanía conozca lo que estamos haciendo, lo que está viviendo, los contextos para poder hacer un Socialismo cada vez más próspero.

Arleen Rodríguez Derivet: Lo importante en el periodismo es lo que está detrás  y delante  de nosotros; la vida y los seres humanos. Una vez que te enganchas a la posibilidad de hacer pública la verdad, de levantar lo bueno y de iluminar lo oscuro, se  convierte en una adicción.

Paquito: Porque debo estar irremediablemente loco.

Irma Cáceres: Tiene que ver con las personas, pero también con el proyecto de vida que quieres defender de esas personas, pero que a la vez lo quieres para ti mismo.

Diana Valido: El periodismo es lo que nos hace sentir vivos y que de alguna manera influimos en un cambio, en un cambio chiquitico, en uno a la vez.

Ricardo Ronquillo: Me viene una idea del Papa Francisco: Quien no vive para servir, no sirve para vivir.

Pepe Alejandro: Por una necesidad irremediable de pensar en el otro siempre.

Y José Leandro, de segundo año de Periodismo, también pudo decir por qué le encanta el Periodismo: “Es una profesión de masoquistas orgulloso”, dijo entre risas.