Miguel Diaz-Canel

María Karla González Mir, estudiante de segundo año de Periodismo

Las tardes en la Facultad de Comunicación suelen ser apacibles. Más allá de alguna que otra conferencia, el ligero sobresalto pedagógico que pueden ocasionar ciertas evaluaciones o el revuelo en las peñas “Atrapando espacios”, no hay más trascendencia.

La tarde de este 21 de marzo fue diferente. Al menos por media hora. Los feconianos estaban agitados. Acondicionaban todo esperando su llegada. Y es que no todos los días FCOM recibe a un Vicepresidente, menos aún al primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez.

Estudiantes y profesores vieron condicionadas sus dinámicas por la visita. Algunos esperaban ansiosos, incluso ponían en duda la veracidad de aquello que habían escuchado en los pasillos. Otros, ultimaban detalles.

Y entonces llegó.

Saludó a los presentes, con una mezcla entre serio y alegre. Parecía estar bastante cómodo ante la presencia de flashes y celulares que buscaban captar el momento. Tal vez ya está acostumbrado –pensé-.

El novedoso laboratorio de radio y televisión lo impresionó, me atrevo a decir. Se mostró curioso y dispuesto ante las ideas de los docentes en cuanto a la formalización de la producción de la facultad. Quedó claro nuestra mayor ambición: instituir, en un futuro, una televisión universitaria, un canal articulado por los jóvenes y en el que se compile los materiales comunicativos producidos por el resto de universidades del país.

 

image
El primer lugar al que acudió tras su llegada fue al estudio de Radio y Televisión recientemente inaugurado en nuestra Facultad.

 

Acompañado, además, por nuestro decano, el rector de la Universidad de La Habana, Gustavo Cobreiro, y otros miembros del Partido, Díaz-Canel presenció otros espacios. Entre ellos la biblioteca, los laboratorios, aulas de posgrados y, no podía faltar, la cafetería “El Clásico”.

 

image
A su paso por la cafetería "El Clásico" dialogó con algunos de nuestros estudiantes

 

Su interés por fortalecer la educación a distancia y constatar lo que en materia de información y comunicaciones produce nuestra casa de estudios se hizo evidente. En este sentido, la plataforma digital EVA (Entorno Virtual de Aprendizaje), proyectos como Web 2.0, Biblioteca pública y Comunidad, Open Acces y los resultados investigativos y académicos fueron muestras suficientes.

 

image
En el laboratorio de proyectos, el profesor Fidel Alejandro explicó algunos de los resultados más relevantes de nuestra facultad. 

 

image
La profesora Iraida Calzadilla comentó algunos aspectos referidos a la docencia.

 

Una que otra broma amenizó el recorrido. Y antes que culminara, entre comentarios y sugerencias, se evidenció el interés por ambas partes de otorgarle a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones un mayor protagonismo en la solución de los problemas de la nación en esta materia y en su progreso en general, así como potenciar su impacto y el de las universidades en los ámbitos de la administración pública, la empresa cubana y el desarrollo local.

Para nuestro decano, Raúl Garcés, este encuentro “puede ayudarnos a ofrecer tantas soluciones y resultados como podamos, en función de avanzar lo más rápido posible. Muchas de esas soluciones parten de nuestras capacidades de generar, producir y gestionar un cambio cultural”.

Nuestro invitado se despide; no sin antes elogiar una vez más a nuestra facultad e insistir en que volverá.

FCOM recobra su ritmo, y la tarde, su tranquilidad.