cartel

 Por: Raidel Blanco Correa, estudiante de primer año de Comunicación Social.

Diciembre llega con los primeros aires frescos del invierno cubano; y La Habana se viste de galas como cada año para convertirse por varios días en la capital del cine Latinoamericano. Lo mejor y más novedoso del celuloide de nuestra área geográfica espera a ser proyectado en las salas habaneras y los cinéfilos capitalinos se preparan para asistir una vez más al evento cinematográfico de mayor prestigio en nuestro país.

Este año compiten por el Premio Coral 20 largometrajes de ficción, 22 cortos y mediometrajes, 18 óperas primas, 25 documentales, 26 animados, 19 guiones inéditos y 24 carteles.

Entre las producciones locales más esperadas se encuentra Insumisas coproducción cubano-suiza, de Fernando Pérez y Laura Cazador, filme que cuenta los avatares del doctor suizo Enrique Faber luego de su desembarco en La Habana y matrimonio con Juana de León, una mujer de procedencia humilde a la que ha curado. Nido de Mantis, la historia de un triángulo amoroso entre dos hombres y una mujer que duró más de cuarenta años hasta que una mañana de 1994 todos aparecieron muertos, del director Arturo Soto es otra de las obras más ansiadas por el público.

En el apartado de Opera Prima el largometraje cubano El extraordinario viaje de Celeste García del realizador Arturo Infante funge como una de las producciones para no perderse. Narra la historia de Celeste, mujer habanera de 60 años con una vida muy corriente como trabajadora en un planetario que recibe una invitación muy peculiar: un viaje a otro planeta. Mención especial merece Yuli, coproducción hispano-cubano-anglo-germana del director Icíar Bollaín que relata la vida del bailarín cubano Carlos Acosta, estrella de la danza a nivel internacional y primer bailarín negro en interpretar algunos de los papeles más famosos del ballet, originalmente escritos para blancos, en compañías como el Houston Ballet o el Royal Ballet de Londres. El filme, basado en la autobiografía escrita por Acosta, abarca desde la dura infancia del bailarín hasta su madurez, etapa que será interpretada por el propio actor. Veremos, además, en otro de los roles estelares en la película, al legendario maestro y coreógrafo cubano Santiago Alfonso.

Como siempre, las producciones argentinas sobresalen en número cuando de cinematografía extranjera se habla. Este año títulos como Acusada, de Gonzalo Tobal; El Ángel, de Luis Ortega y Sangre Blanca de Bárbara Sarasola-Day resultan de lo más atractivos para nuestros cinéfilos.

A la par del festival también se realizarán proyecciones de muestras de cine internacional: cine alemán, cine español, cine serbio y cine experimental.

Como eventos colaterales se contemplan sendos homenajes a Tomás Gutiérrez Alea y Fernando Birri con la proyección de los filmes más emblemáticos de ambos directores. 

Por último, algunas actividades de industria y presentaciones de libros serán realizadas. Se espera la participación del prestigioso cineasta y director serbio Emir Kušturica en un conversatorio con la prensa y los interesados en temas del cine contemporáneo.

Nunca está de más volver a hacer extensiva la invitación a tan inigualable evento. ¡Una vez mas ya estamos en diciembre de festival!