fuerza

Desde Fcom intentamos aliviar los dolores de quienes perdieron todo o casi todo durante el tornado. Fue un sábado de repartir donativos, palabras de aliento, de aprender que las desgracias existen, sí, pero no podemos quedarnos petrificados ante ellas, sino unirnos, trabajar y ayudar para que nuestra Habana de entre los escombros resucite.

Como resumen del día creamos un video que puede ver si pincha aquí. Muchas gracias por todo el apoyo y unidad que demostramos como facultad. Nos sentimos orgullosos de nuestros estudiantes, profesores, custodios. Nos alegra que la idea que tuvo Rocío presa de la emoción y la necesidad de hacer, contara con manos tan dispuestas. Fue una semana difícil, de llenar el grupo de comunicación de bultos y gente y más bultos. De correr de un lado a otro y como decía Armando Franco olvidar la tesis, los problemas propios en pos de un anhelo mayor: ayudar.

Hicimos más de lo que imaginábamos pero menos de lo necesario. Queda la lección de humildad, de anteponer de vez en cuando otras necesidades ante que las nuestras. De mirar a una Habana menos visible, pero tan auténtica como la otra. Fueron días de sentirnos un poquito menos egoístas y un tilín mejores. Ya por ello valió la pena.