Los primeros protagonistas de la marcha de las antorchas

Por: Liannet Gómez Abraham y María Laura Sánchez Sardiñas, estduiantes de 2do año de Periodismo

Fotos: Rodin Gómez Fonseca.

Llega la tarde del 27 de enero y con ella aparecen aquellas lucecillas de esperanza, de empeño y fe. No es cualquier día. Corre el año 1953, y las arrugas en los corazones cubanos son símbolos de opresión y frialdad.

Desde los pies del Alma Mater parte aquel inmenso escuadrón de jóvenes desenfrenados, los mismos que buscan y ansían la libertad de la Isla. La calle San Lázaro, parece, de tanta luz, la sucursal del cielo.

Ahora se escuchan palabras, no cualquieras. Frases, que hablan de amor a la causa justa y de anhelos reprimidos, resuenan en el bloque de paso corto y preciso. Cuentan de quienes no se atrevieron a integrar las filas que marcharon hasta la Fragua . Sin embargo, los balcones habaneros fueron la retaguardia de aquellos tiempos históricos.

A 65 años de la ferviente marcha, sus protagonistas aseguran escuchar el ritmo de las consignas y el estallido de los pasos. Sienten en sus ojos, de vez en cuando, la complicidad y la nostalgia de tanta lucha.

Omar Fernández ya no suele tener la agilidad que lo acompañó en aquella travesía de fuego. Con pasos inseguros y la vista adormilada, que el tiempo no ha logrado cerrar, espera que la nueva generación sea el relevo de la de 1953. A ellos, a los jóvenes, les pide que estudien mucho para que puedan servirle al país y que no olviden que hubo un hombre que  participó en esa marcha de las antorchas, un hombre cuyo pensamiento hay que sentir, un hombre como Fidel.

Los impulsores de esta epopeya también hablan de la relevancia del Apóstol en los días de lucha. Para Ernesto Gónzalez Campos,  Martí es guía e inspiración. “Honrar a Martí es hacer cada año esta marcha, para que nunca olvidemos a ese grande ni a su legado”.

“Nos queda poco tiempo de vida y la única satisfacción de los revolucionarios es saber que la juventud cubana será capaz de mantener la bandera de la Revolución. Entonces, creo que Fidel murió satisfecho, pensando seguro que se había conquistado esa realidad”. Así expresó José Ramón Balaguer, quien atesora, incluso en instantáneas digitales, los recuerdos de la primera marcha de las Antorchas.

Este sábado 27 el cielo habananero volverá sobre los recuerdos de aquel año 53. Esta vez, entre consignas de libertad y desde los pies del Alma Mater, habrá más de una calle que retumbe

Imágenes del Encuentro

image

 

image

 

image