graduados de FCOM

Por Raúl Escalona Abella, estudiante de tercer año de Periodismo

Apegada a sus tradiciones raigales, la casi tricentenaria Universidad de La Habana vivió hoy en su Aula Magna el acto de graduación de los estudiantes de la Facultad de Comunicación, en las carreras de Ciencias de la Información, Comunicación Social y Periodismo.

El acto, presidido por la Dra. Mayda Goite Pierre, vicerrectora de esta casa de altos estudios, Víctor Gaute López, miembro del Secretariado del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y jefe de su Departamento Ideológico, el Dr. Raúl Garcés Corra, decano de la Facultad de Comunicación, así como dirigentes estudiantiles de la Facultad, estuvo dedicado al 500 aniversario de La Habana y al 60 aniversario del triunfo de la Revolución Cubana.

De sus tres modalidades de estudio –Curso Regular Diurno, Curso por Encuentro y Eduación a Distancia– hoy emergen a la vida profesional 136 graduados que enfrentarán dinámicas complejas en el contexto nacional, que demandan osadía intelectual y creatividad infinita para transformar las adversidades de este tiempo.

“Ustedes se gradúan, sin embargo, cuando nuestra Cuba se reilumina, busca una nueva y renovadora luz; cuando una revitalizadora energía parece sacudirnos de viejos y pérfidos cercos imperiales —recrudecidos y acrecentados—, y de anacrónicos atrincheramientos y burocracias para, en vez de precipitarnos hacia otro «período especial», hacerlo hacia la salida de la crisis y la definitiva y tan anhelada administración del desarrollo”, afirmó Ricardo Ronquillo Bello, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), en sus palabras a los graduados.

En su intervención, el también periodista recalcó la importancia de no perder los sueños, retomar la esperanza y reconectar con los principios fundadores de la Revolución para construir un país diferente. Reflexionó, igualmente, sobre los retos que poseen en la hora presente de Cuba, los profesionales de la comunicación y la información.

“Ustedes llegarán al mundo laboral de su profesión tras el reconocimiento político y constitucional del valor estratégico de la comunicación, y de la información como un derecho ciudadano y un bien público, tras la conformación de varios proyectos para la aplicación de la Política de Comunicación del Estado y del Gobierno", resaltó Ronquillo Bello.

En nombre de los graduados, el más integral de esta promoción, el egresado de Comunicación Social Daulys Acosta, recordó el trayecto de la Facultad en estos últimos años, agradeció al claustro la formación brindada y sembró el ímpetu entre los que allí estaban.

En sus palabras, el decano Dr. Raúl Garcés Corra rememoró relatos de grandes valentías, crímenes terribles y pactos secretos con la memoria histórica, elevando así, en las historias de los ocho estudiantes de Medicina, Trejo y Echeverría el ejemplo que debemos encarnar para, desde el presente, construir una sociedad cada vez mejor.

Daulys César, de Comunicación Social, graduado más integral de esta promoción

“Estoy hablando de héroes, pero al mimso tiempo, estoy hablando de jóvenes como ustedes. Parecidos a ustedes. Con virtudes, defectos, con frustraciones, con aspiraciones, pero con el ideal común de querer una Universidad nueva, porque también querían un país nuevo. Ninguno se sentó en las aulas a esperar que el maná cayera del cielo. Ninguno creyó que encerrados entre cuatro paredes podrían hacer contribuciones importantes a su entorno. Y salieron a la calle a dar pelea”, afirmó.

La lucha de hoy se desata, insistió el Dr. Garcés Corra, en la Cuba de “una nueva constitución que apuesta al municipio como célula fundamental de su desarrollo, que ve en la descentralización una oportunidad para desatar capacidades endógenas de los territorios, que empieza a comprender la importancia de articular los sectores estatal y no estatal, y construir encadenamientos productivos más funcionales para nuestra economía”.

A partir de hoy, los licenciados que colmarán redacciones de prensa, ministerios, bibliotecas, centros de información y gobiernos locales, tendrán en sus manos la responsabilidad de enfrentar el tiempo presente en pos de alcanzar una Cuba innovadora y creativa. Las tareas evocadas no son pequeñas, pero Fcom sella su compromiso con el futuro y el desarrollo.