Pioneras en la Feria de las Ciencias

Por: Liannet Gómez Abraham, estudiante de segundo año de Periodismo

Convertir en protagonistas a los pequeños de casa fue la principal idea que conquistó el revuelo infantil en la Feria Científica de La Universidad de La Habana.

Entre luces, cámaras y por supuesto, la representación feconiana, los niños y jóvenes hicieron de la Plaza Cadena y sus alrededores, una gran fiesta de saberes.

FCOM insistió en conquistar las sonrisas y espontaneidad de los más pequeños. Se disfrazó de la versatilidad, que solo ella conoce, para mostrar a los curiosos nuestros más llamativos encantos.

image

Las iniciativas no faltaron y les facilitó a la academia de las comunicaciones la concurrencia de padres, infantes y adolescentes de variadas edades.

El color azul hizo de las suyas en los rostros de la gran multitud. Los lentes, micrófonos e instantáneas, jugaron en la complicidad de un set de filmación, mientras las improvisaciones de poemas, canciones y adivinanzas mostraron la destreza de los pequeños invitados.

image

La esencia del Comandante también estaba allí. Unas cuantas estrofas de la canción Cabalgando con Fidel, hicieron de un breve concurso participativo, un momento lleno de luz, de recuerdos materializados en una figurilla tan pequeña; su intérprete: un niño de apenas 7 años.

Pero la Feria también fue un escenario fortuito para hacer coincidir algunos de los proyectos de nuestra facultad. Espejuelos para el género, Manglar vivo y el Círculo de interés Para ver mejor guiaron la naturalidad del encuentro, que sin dudas, apostó por entretener y divertir al público.

FCOM volvió sobre su principal esencia: Comunicar. Hizo de un encuentro académico toda una revolución de juegos y sonrisas desenfrenadas. La Facultad creó, pintó, ingenió. Combinó los estilos más diversos de sus tres carreras para contagiar a todos del espíritu feconiano.

Imágenes de la Fería de la Ciencias

image

 

image

 

image

 

image

 

image