HDCICuba

Por Sabrina Gonzalez Rosales, estudiante de Comunicación Social.

Lunes, 11:00 am. La profe nos convoca a una reunión e intuimos que se trata de la planificación de la Feria Internacional del Libro 2020. En este evento,  HDCICuba participa en el programa de CubaDigital desde la edición de 2018. El ambiente está relajado. Se comentan las actividades y se asignan responsabilidades. La primera versión de la hoja de ruta está lista. 20 minutos. Encuentro eficiente.

humanidades digitales

Viernes, 10:00 am. En la Cabaña, luego de vaivenes logísticos, aclaraciones y sillas “prestadas”, inauguramos el stand patrocinado por la Sociedad Cubana de Ciencias de la Información (SOCICT) y la empresa ISOLTEC. Por primera vez tenemos gigantografías. De papel, pero nuestras. Todavía no lo podemos creer. Con orgullo damos la bienvenida a los curiosos e intentamos responder las preguntas más disímiles, desde dónde se venden los audífonos hasta cuál es la salida más cercana. En verdad, no vendemos nada. Estamos para informar. Estamos para comunicar.

poster

Sábado, 11:30 am. La Casa del Alba ampara otros encuentros literarios derivados de la Feria. Este sábado lluvioso, casi lúgubre, la Facultad de Comunicación ocupa puntualmente su lugar, tanto de orador como de público. Los profes Ariel Terrero y Rayza Portal comentan el estado de necesidad del libro “Información, comunicación y cambio de mentalidad” y exhortan a “buscar las claves de qué está haciendo Cuba para incorporarse al mundo de la información y la comunicación”. Hojeamos un ejemplar y, oh sorpresa, también las Humanidades Digitales tienen su capítulo. Orgullo y foto. Aplausos. Nos despedimos de los Terrero-Trinquete con un “saluden a Amandita de nuestra parte, que con la tesis ya ni la vemos”.

equipo

Lunes, 11:00 am. Llegan los estudiantes de segundo año de Ciencias de la Información. Son muchos y han sido puntuales. Otros, de comunicación, también nos rondan con sus encuestas. Los conducimos a la sala donde, minutos más tarde, se efectuaría la conferencia. El espacio se hace pequeño. Personas de pie, cámaras, expectación. Con el salón repleto nos relajamos: todo saldrá bien. La profe Ania Hernández se sitúa en el podio, sosegada, como en su hábitat natural: divina. “Encontrar la verdad, procesar la verdad para servir la verdad”, en un lenguaje claro y simple. Habla de lectura fácil, de lectura fragmentada, de lectura cooperada, de muchas lecturas y de lectores en tiempos de fake news. Se ve feliz. Con una espléndida Habana de fondo y el habitual postureo, organizamos la foto de familia. Challenge cumplido. Cada vez somos más en la feria. La profe nos apapacha y se transfigura en Big Mama, quimera de rigor y cariño.

conferencia

Martes, 12:00 am. No sabemos si estaremos a tiempo en la Biblioteca Nacional. ¿Por qué no se publicaron los horarios de esta actividad en Facebook? Llegamos, pero ya se había entregado el Premio Nacional María Villar Buceta de la Asociación Cubana de Bibliotecarios (ASCUBI). No lo vimos, pero igual Big Mama nos enorgullece. Habrá que rastrear las redes. De todas formas, con esta cámara que se queda sin baterías cuando más la necesitamos, logramos una (y solo una) pose de la profe en la Sala Cubana y nos llevamos la evidencia. Algo es algo.

 

Ania R. Hernández

Hace más de un año que pertenecemos al grupo de investigación académica HDCICuba. Somos una fraternidad que no deja de sorprendernos. Acomodados  en el césped, no muy distantes del barullo que el Complejo Morro-Cabaña desprende en estas fechas, recordamos la primera conversación en la “oficina”, como le gusta llamar la profe a cualquier espacio abierto donde el humo no moleste. En esos banquitos de la acera de FCOM, nos invitó a formar parte de una experiencia que cambiaría nuestras perspectivas y que dejaría una huella sobre nuestro paso por la universidad. Humanidades Digitales se reinventa cada día; busca nuevos adeptos; descubre nuevos temas de investigación; refuerza alianzas y crea otras donde menos lo imaginamos. Estamos agradecidos de formar parte del proceso de crecimiento de HDCICuba; un equipo de varias generaciones y especialidades, unido, fecundo y viajero, que siempre tiene abierta la puerta. Una biblioteca de pixeles en un país que vislumbra el futuro desde la infocomunicación.