Rectora de la UH, Miriam Nicado

Por Liannet Gómez Abraham, estudiante de tercer año de Periodismo

El retorno del curso escolar, tras las vacaciones de abril, inició con la visita este lunes de la Rectora de la Universidad de La Habana (UH) Mirian Nicado y un grupo de vicerrectores de la propia casa de altos estudios.

En el intercambio, Nicado se reunió con el claustro de profesores de nuestra institución y recalcó la utilidad de FCOM para todos los procesos comunicativos de La Habana, entendida esta como una herramienta que pudiera resolver muchas de las incoherencias entre lo que se hace y se pretende hacer.

A su vez, la directiva insistió en la estrecha alianza que debe unir, aún más, a FCOM y a la UH, pues una de las debilidades de la Universidad es la comunicación: La UH necesita visibilidad, estrategias comunicativas y son cuestiones que FCOM pudiera tomar de la mano. “Es hora de poner la comunicación a la altura de lo que hacemos”, añadió.

La rectora también aprovechó la cita para comentar que se cocina la posibilidad de que la UH se convierta en una fundación, con la ventaja de poder atraer fondos externos y así poder pagar, distribuir y generar como lo hace una fundación. Sin embargo, Nicado reiteró que esto es solo una probabilidad que ha llevado consigo la consulta y el trabajo de varios Ministerios en paralelo.

image

Poner sobre la mesa aquellos temas que preocupan a los estudiantes fue el eje central del segundo momento de la visita de la Rectora. En un intercambio con alumnos de las tres carreras la directiva dio respuesta a temas tan polémicos como la ubicación laboral, la investigación en pregrado, el proceso de orientación vocacional en las enseñanzas antecedentes, el dominio del idioma inglés y la necesidad de concebir la Universidad como una institución formadora de valores al servicio de la sociedad.

Respecto a la ubicación laboral, Nicado aclaró que han ocurrido cambios en este proceso que se implementarán a partir de los próximos cursos. En sentido general, con las transformaciones es mayor el protagonismo de las facultades, aunque no deja de ser una fase muy compleja.  Ahora, cada facultad puede en dependencia de sus graduados encontrar las plazas donde sea necesario ubicar a sus estudiantes y desde antes vincularlos con el centro de trabajo.                        No obstante, es un asunto que demanda -en igual medida- la conciliación con el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social y mucho trabajo de mesa.

Asimismo profundizó en la necesidad de potenciar una fuerte red de intercambio entre todas las universidades del país, pensado esto como un proceso de retroalimentación entre los estudiantes, y que tributa directamente a la interdisciplinariedad y a la mejor formación profesional de los futuros graduados.

El espacio también fue oportuno para reconocer una de las principales preocupaciones de los feconianos. El dominio del idioma inglés -a decir de la Rectora- es una disyuntiva constante en muchos de los intercambios con otras facultades. Esta modalidad se construyó pensando en la calidad del graduado universitario, cumpliendo también con la preparación de los estudiantes a nivel internacional.                                       

De ahí que se implementó como un atributo nuevo para el alumno universitario el conocimiento del idioma inglés, al menos en su comunicación. Más allá de sus imperfecciones Mirian Nicado enfatizó en que a modo individual hay que intentar profundizar en el inglés como dialecto universal. “Le da mucho valor a un profesional el dominio de otro idioma”, recalcó.

No obstante, la directiva dijo que se tomarán medidas a nivel general para aliviar las imperfecciones de dicha implementación.

A la par de tales debates sesionó un intercambio entre el resto de la comitiva de vicerrectores con profesores de los departamentos de Comunicación Social y Ciencias de la Información.

Muy fructífera resultó la retroalimentación de todas las ideas con la finalidad no solo de pensarnos como una facultad mejor, sino también como una universidad más completa.

“Esta facultad enorgullece mucho a la Universidad de La Habana, una facultad que se comporta como una pequeña universidad por los objetivos que persigue y por cómo se gestiona”, concluyó la rectora Nicado.