leslie abello

Por Dailene Dovale de la Cruz, estudiante de 5to año de Periodismo

Tony Gómez, Armando Franco, Ania Terrero, Liz Armas, ya en Fcom nos preguntábamos cuándo Periodismo abandonaría la presidencia de la Feu y qué carrera lo sustituiría. O quién entraría a dirigir la organización desde su “espacioso” local.

Ese alguien es Leslie Abello de Comunicación Social. Leslie entra a Fcom para estudiar en Ciencias de la Información. Quería Comunicación pero no la obtiene. No se amilana. Cambia de carrera en el curso 2016-2017. Encuentra su espacio en Fcom.

Leslie baila –muy bien. Vive en la periferia y es una muchacha que expende energía. “Estoy tan orgullosa de ti”, le dice una amiga en los pasillos. No es perfecta. Quizás por terrena, por variopinta, sus logros son más grandes. Si alguien rompería el círculo, es ella.

Ahora limpia la pared de los murales. Viste deportiva, de gris. Me pide un minuto. Algunos carteles insisten en abrazarse a la pared. Termina de limpiar.

“Un cambio de carrera en la presidencia de los estudiantes no influye. Estamos en una Facultad donde abunda la comunicación. No  existe una diferencia sustancial. Sí puede dársele otra mirada”, me dice del otro lado de la mesa en el local, minúsculo, parece un gran closet.

Estas elecciones fueron un proceso bien complejo, aclara. El año pasado se quedaron con una idea de quién lideraría este grupo. No se cumplió y le tocó la tarea.

“No pretendo las grandes promesas, sino cumplir. Es lo que esperan las personas. Representarlas, cumplir y hacer cosas. Ese es mi mayor objetivo. Llamar a la movilización y la unidad de los estudiantes en torno a este movimiento”.

No hay diferencia de un mandato de periodistas a comunicadores. Es un equipo compuesto por estudiantes de las tres carreras. Bastante variado, de todos los años, con miradas distintas, otras perspectivas, ganas, muchas ganas de trabajar. Eso dice Leslie y prefiero creerle.

Mientras habla, Leslie se toca mucho el pelo, se lo acomoda hacia atrás. Mueve las manos. Alguien interrumpe. Retorna el diálogo.

“Aunque no lo reconozcamos, el trabajo en torno a la copa es muy superior al deporte en los últimos dos años. Ya tenemos un grupo de estudiantes en el tema del deporte. Trabajaron el torneo de futbol sala. En captar y llamar la atención”.

Los cambios son varios. “Queremos darle otra perspectiva a la comunicación. Verla como el vínculo existente entre el secretariado y la institución, hacia los estudiantes. Trabajar en base a no llenar un mural con muchos carteles (que al final ni lo ven). Priorizar el intercambio cara a cara”.

Leslie habla. Y se entusiasma. Quiere buscar otras perspectivas. Que la base brinde información para trabajar y encontrar los problemas concretos de los estudiantes. Trabajar sin información es labrar en el aire.

Sueñen y sueñen todo como quieren ver en la facultad. Qué ves en otras facultades que falte aquí. Suéñense una facultad que gane los Caribes. En Cultura, suéñense una Copa única, nueva y que marque la diferencia del año pasado. Así impulsó a su equipo de trabajo.

Fcom es una facultad que inunda. Cambia a quien transita por sus pasillos y recibe sus clases. Leslie no es la excepción.

“Es más que mi casa, donde paso la mayor parte de mi tiempo. Mis mejores amigos están aquí. Cuando llegan las vacaciones es como si me quitaran algo dentro de mí y me vuelvo loca porque llegue septiembre a trabajar.  A veces las ideas se me van de las manos y me pongo a volar y a pensar”.

Para ella, Fcom es el tronco común de todas las ramas, abre todas las puertas y todas las posibilidades para crear y construir un universo. Te abre las alas para que puedas soñar. (¡Qué nadie lo dude!).

“El baile es mi otra vida. Y aquí en Fcom renació esa parte. Mis padres me inculcaron de muy pequeña. En el pre lo dejé por problemas familiares, pero volvió en la universidad. El deporte, la investigación van de la mano. Intenta que las tres se complementen”.

Cuando no está en la facultad, le agrada escuchar música. Disfruta un buen libro. Hojearlo. Sentirlo. Vivir el fetiche del libro impreso. Aunque su mayor tiempo de lectura sea en las vacaciones porque durante el curso está muy atareada.

“Mi mamá para mí es todo. Por cuestiones de trabajo mi papá no está con nosotros. Somos mi mamá y yo solitas por mucho tiempo. Le dedico todo el tiempo posible, porque la soledad mata. Mi mamá para mí es todo, antes que Fcom. Pero ella entiende que esto me encanta y se pone muy contenta de que yo esté aquí. Está muy orgullosa”.

Aunque todavía ande por tercer año. En algún momento abandonará la facultad y seguirá el camino que marque su talento.

“Me gustaría ejercer mi profesión. Me gusta lo que hago. No por gusto me cambié, ni veo las oportunidades que veo en esta profesión. A largo plazo le veo mucho futuro. Quisiera ser no la mejor de las mejores –suena un poquito prepotente- pero sí lograr todas las metas que me proponga”.

De algo sí está segurísima: “cuando esa etapa de mi vida comience me quedará un hueco muy grande al decirle adiós a la facultad”.