covid-19

Cristian Martínez González, estudiante de Periodismo.  

Desde el 19 de febrero, la Organización Mundial de la Salud (OMS) bautizó como COVID-19, del inglés corona virus desease, a la enfermedad causada por el coronavirus.

Según declaró el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, se buscaba un nombre de fácil pronunciación y que no aludiera a una locación geográfica, un animal o un grupo de personas.

La Fundación del Español Urgente (Fundéu) aclara que, en caso de lexicalizar esta denominación pasándola a minúsculas, lo adecuado es no dejar la inicial mayúscula, pues se trata de un nombre común de enfermedad: covid-19, no Covid-19.

Asimismo, al hacer alusión a esta enfermedad debemos decir la COVID-19, pues está en género femenino; sin embargo, no ocurre así con el virus SarsCoV-19, que sí debe hablarse de él en masculino.

Desde que el coronavirus comenzó a propagarse por varios países, dejó de ser epidemia para convertirse en pandemia. Ante esta situación mundial, naciones como España han declarado el estado de alarma. Al respecto, la Fundéu puntualizó:

La palabra “estado” se escribe con inicial mayúscula cuando se alude a una forma de organización política o al conjunto de los órganos de gobierno de un país, pero en minúscula si, como en este caso, equivale a ‘situación’, de modo que construcciones como estado de alarma, estado de emergencia, estado de excepción, estado de sitio o estado de guerra se escriben con minúscula.