Micrófono ecológico

Por Raúl Escalona Abella, estudiante de tercer año de Periodismo.

Podemos pensar en la vasta inmensidad sinople cuando hablamos de ecoperiodismo; incluso idealizar al cronista con su mochila, una casa de campaña y la imaginación deseosa de encontrar historias silvestres, que huelan a monte y tengan el sabor amargo e irreverente del café sin refinada azúcar; podemos llegar al extremo de relacionar a estos osados colegas como sacerdotes de la Pacha Mama o activos miembros del movimiento Greenpeace; pero estaríamos un poco equivocados.

El ecoperiodismo no es necesariamente eso. No podrá pensarse en él como una abstracción lejana de la realidad, ni como la defensa desaforada y casi psiquiátrica de la naturaleza, sino como una forma de transmitir ideas ambientales desde el conocimiento profundo de la naturaleza y la comprensión de las necesidades civilizatorias que tiene el hombre. Con el afán de conocer más de esta tendencia en la producción periodística, y en medio del Taller Ecoescuela que vive nuestra facultad, nos acercamos a una mirada clarificadora del concepto.

“Prefiero realmente hablar de periodismo ambientalista en vez de ecoperiodismo, y creo que es un tipo de construcción de la información más cercano a las comunidades; enfocado a crear una cultura ambiental en los individuos. Constituye fundamental para nosotros comprender que la comunidad necesita de nuestro trabajo para poder aprender a vivir con los cambios del entorno y sobre todo comprenderlos”, afirmó el periodista de Radio Caibarién Máximo Ramón Luz Ruiz.

El mundo cambia, y las nuevas problemáticas que la transformación del planeta trae para las comunidades más apartadas de los centros urbanos y para los centros urbanos en sí, hace necesario la emergencia de un nuevo modo de narrar, de contar las historias de manera participante en la transformación de la realidad. Con intencionalidad e incidencia. Contar no es lo que hacen estos periodistas, ellos van a empujar la realidad hacia un futuro promisorio.

Según conceptualiza el Dr. Rogelio Fernández Reyes, de la Universidad de Sevilla, en su artículo En torno al debate de la definición de periodismo ambiental, publicado en el número 9-10 de la revista Ámbitos; el periodismo ambiental es el “ejercicio o periodismo especializado que atiende la información generada por la interacción del hombre o de los seres vivos con su entorno, o del entorno en sí”.

Como vemos, esta definición se ciñe enteramente a la atención a determinado tipo de información, pero para Máximo Ramón Luz Ruiz “es mucho más, es acercarse a las historias de vida, relacionarse directamente con las características de la comunidad y llegar a comprender su actividad económica, sus prácticas sociales, etc.., para desde allí formar una cultura ambiental que sea participante de toda la vida comunitaria”.

Insertado en un contexto favorable debido a la Tarea Vida que como política de Estado nuestro país emprende para enfrentar el cambio climático que pudiera afectar grandemente a todo el archipiélago.

“El sentido del oficio del periodismo ambientalista en nuestro país debe a girar, cada vez más, hacia la comprensión de que el cambio climático no es un proceso macro, sino micro, que tiene incidencias directas en la vida de los individuos; y es ahí, narrando estas problemáticas, revelando estos conflictos desde todos los puntos de la geografía nacional, como podemos incidir en toda la sociedad para formar esa cultura que es tan necesaria y a veces percibimos ausente”, afirmó experimentada periodista mayabequense Anelis Díaz González.

Los puntos conceptuales en el mundo pueden variar, pero ya los periodistas cubanos se organizan, ordenan sus ideas, debaten el rumbo. En estos días el centro es la Facultad de Comunicación, pero mañana será cada uno de los espacios donde se encuentre un periodista o comunicador comprometido con el avance de la sociedad en su conjunto. El reto es inmenso, pero ya estos valientes periodistas naturales, estas voces de la naturaleza, están en el camino de crear conciencia y educar al hombre para que aprenda a salvarse a sí mismo.