invitación

Por Penélope América Mijares Alfonso, estudiante de primer año de Periodismo, Facultad de Comunicación, Universidad de La Habana.

Fotos: Janet González Torres. 

Acompañados por la sentencia martiana de que “ninguna idea se pierde, ni ningún mártir muere en vano”, los hijos de Guanajay desarrollaron el pasado noviembre el encuentro Sí, tenemos memoria, dedicado a Miguel Antonio Ravelo Ravelo, joven que a pesar de no ser asaltante al cuartel Moncada, su cadáver apareció entre quienes sí lo fueron.

A 90 años de su natalicio y 65 de los sucesos del Moncada, la historia lo rescata en su natal Guanajay para que deje de ser un mártir desconocido. Marlén Cruz, directora de la Biblioteca Municipal Joaquín Nicolás Aramburu, agradeció la participación de familiares del mártir, de profesores y estudiantes del preuniversitario República de Indonesia y de la secundaria básica José de la Luz y Caballero, así como representantes de organizaciones sociales e investigadores locales.

Una intervención principal fue la del estudiante de primer año de Periodismo, Cristian Martínez González, quien con la valiosa colaboración de sus padres, ilustró a los asistentes con elementos desconocidos sobre la vida, la trayectoria y el trágico final de Ravelo, resultado de la amplia investigación que ha realizado para su trabajo de semestre en Periodismo Impreso I.

Fotos, informaciones publicadas en la prensa en distintas épocas, entrevistas con familiares y amigos, objetos pertenecientes a Ravelo y otras fuentes sirvieron a Cristian para apoyar su exposición y demostrar que el periodismo como agente canalizador, cumple su verdadera función cuando tiene expresión útil en la sociedad.

El pueblo guanajayense considera que este encuentro constituye un acercamiento y un ejemplo necesario a las páginas inéditas de la vida de un cubano prácticamente desconocido y olvidado, acción que debe imitarse con otros, para recordarlos y traerlos al presente, teniendo como premisa la frase de Fidel en la que profetizó que “la sangre de los buenos nunca se derrama en vano”.

Ravelo, miembro del Movimiento 26 de Julio, su célula no fue convocada para la preparación del ataque al cuartel Moncada; sin embargo, quiso el azar que partiera a Santiago de Cuba para disfrutar de los tradicionales carnavales que se realizaban en la ciudad. Al llegar a la Terminal de Ómnibus, el 27 julio de 1953, los esbirros de la tiranía lo detuvieron y condujeron a una celda en el otrora cuartel.

Félix Luis Noa Pérez, presidente de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana (ACRC), en Guanajay, afirma que “encontrarse en Santiago de Cuba, ser guanajayense, ortodoxo y, por casualidad del destino haberse cortado el rostro al afeitarse, fueron las razones valoradas por los sicarios del coronel Alberto del Río Chaviano, jefe militar de la ciudad, al apresarlo, torturarlo y finalmente, asesinarlo”.

Cristian Martínez considera que “con este primer homenaje, partimos del encuentro con la impresión de que Ravelo también nos acompañaba por las calles de su Guanajay querido”. Próximamente presentará la ponencia de investigación en el evento de historia y cultura local GUANAMEM II.

Foto 2

Pie de foto: En el teatro de la Asamblea Municipal del Poder Popular tuvo lugar el encuentro Sí, tenemos memoria, dedicado a la vida y trayectoria revolucionaria de Miguel Antonio Ravelo Ravelo.